Río de Janeiro.-  La Policía brasileña ha multado a un hombre por conducir un automóvil a 880 kilómetros por hora y no ha aceptado el recurso que presentó al alegar que es imposible alcanzar esa velocidad, según informan medios locales.

El ingeniero Rafael Andrade intenta recurrir desde 2006 la multa de 127 reales (unos 50 euros al cambio actual) que le impusieron porque un radar captó su coche, un Volkswagen con motor 1.0 y 65 caballos, a una velocidad típica de un avión.

La infracción también le supuso a Andrade una penalización con 5 puntos en su permiso de conducir, por esta falta considerada como grave. En Brasil, si se acumulan 20 puntos de penalizaciones por infracciones de tráfico en el período de un año, las autoridades retiran el carné de forma provisional.

“No quieren reconocer que se equivocaron”

“El problema es que no quieren reconocer que se equivocaron”, espeta Andrade con indignación, quien no se explica cómo el departamento de tráfico volvió a rechazar esta semana su recurso, basado en documentos que demuestran que su coche no puede alcanzar la velocidad que registró el radar. “No sé cómo lo voy a comprobar”, lamenta el dueño del vehículo.

Rafael también ha relatado que está intentando vender el vehículo y tiene que soportar bromas de personas que le preguntan en internet si es muy elevado el consumo del vehículo a los 880 kilómetros por hora.

Anuncios