Archive for diciembre, 2010


El hombre estaba pasando el fin de semana con sus amigos, se emborrachó y pensó que sería buena idea penetrar a un mapache.

Alexander Kirilov, un ruso de 44 años, estaba pasando el fin de semana con sus amigos, se emborrachó y se le ocurrió que sería divertido penetrar a un mapache.

“Cuando vi el mapache pensé en pasar un buen rato”

 

Sin embargo el animal, asustado, saltó sobre el agresor y le asestó una dentellada en el pene, según informa el diario británico The Sun.

“Cuando vi el mapache pensé en pasar un buen rato”, declaró Alexander a los cirujanos moscovitas que se quedaron sorprendidos cuando vieron la calamidad.

Los cirujanos plásticos rusos están intentando restaurar sus genitales, que han quedado destrozados.

Anuncios

Las cámaras de Street View de Google están acostumbradas a captar todo tipo de imágenes y a enfrentarse a las prohibiciones de diferentes países. Alemania y Reino Unido han conseguido que Google pixele aquellas casas cuyos dueños no quieren que la imagen aparezca en la herramienta de Google por motivos de seguridad.

 Pero se puede llegar más allá y no solo los rostros atentan contra la intimidad de los fotografiados. Ahora, una ciudadana del distrito de Fukuoka (Japón) ha demandado a la compañía después de que las cámaras de Street View mostraran en una foto su ropa interior colgada en el tendedero de la ropa.

Según recoge el diario japones Mainichi Daily News, la mujer, de 20 años, reclama a Google 5.447 euros (600.000 yenes) por daños psicológicos, ya que al ver la fotografía publicada le creó un ataque de ansiedad al pensar que podía ser objeto de un delito sexual. “A raíz de eesto perdí mi trabajo y tuve que cambiar mi residencia”, aseguró la denunciante ante el tribunal del distrito.

Una persona que soñó el número del ‘Gordo’ o un inmigrante que pasó de no tener un euro a engrosar su cuenta con 300.000 euros, son algunas de las historias que cada año deja la Lotería de Navidad.

Uno de los casos más curiosos es el de la jefa de una inmobiliaria que compró boletos para todos los empleados de su empresa y uno distinto para ella, que resultó ser el primer premio.

En 1949 un hombre acudió a una Oficina de Correos asegurando que, tras haberlo soñado, el 55.666 sería el número premiado en la Lotería de Navidad. Tal y como había predicho, el “Gordo” fue para ese número.

Otra curiosa historia es la de dos amigos sevillanos que compraron dos décimos de lotería, uno en Madrid y otro en Sevilla, y los dos números fueron agraciados con el primer y segundo premio. También el dueño de un bar de Soria, vendió un tercer premio en su totalidad y compró uno de los décimos premiados con el “Gordo”.

El año pasado, una de las historias de la que más se habló fue la del extranjero residente en España que ganó el premio “Gordo” de la lotería y pasó de no tener ni un solo euro en su cuenta bancaria a tener 300.000 euros.

Fuente:E!tb noticias.